Este es el Palacio de la Memoria. Se trata de un sistema de arquitectura visual que sirve para clasificar y recordar todo tipo de materiales: tangibles e intangibles, propios y ajenos. Se parte de la clasificación de la totalidad de mi obra como artista, pero la voluntad a largo plazo es la de establecer una propuesta metodologica que pueda servir para ordenar y estudiar cualquier cosa: obras propias, obras de otros artistas, y tambien otros “objetos” del mundo que no sean necesariamente obras de arte per se: edificios, ciudades, seres vivos, hechos históricos, tendencias subculturales, etc.

El Palacio de la Memoria está constituido por cuatro pabellones. Cada pabellón encarna una manera distinta de clasificar, que funciona segun una lógica propia. En la parte superior central está el Pabellón Astrológico, en el que las obras son clasificadas según la combinación entre signos zodiacales i planetas que se daba en la fecha de su concepción. En la parte inferior central está el Pabellón Genealógico, en el que las obras son clasificadas según las relaciones de parentesco (antecedentes y sucedentes) que se establecen entre ellas. En la parte izquierda está el Pabellón Taxonómico, en el que las obras son clasificadas según las relaciones de inclusión que establecen entre ellas a nivel horizontal, y distribuidas en cuatro pisos según su grado de materialización. En la parte derecha está el Pabellón Ontológico, en el que las obras son clasificadas según la posición que les corresponde en el interior de una estructura determinada, por un lado, por niveles horizontales de realidad contingente, y por el otro, por ejes verticales de realidad universal.

->PDF<-